martes, 29 de noviembre de 2011

El síndrome de Don Quijote

4 comentarios
Para mí, Don Quijote de la Mancha no sólo es un famoso personaje literario. También es el protagonista de una magnífica parábola sobre la existencia de los mortales, escrita sin pretenderlo por la genial pluma de Don Miguel de Cervantes.

Don Alonso Quijano, el Bueno (antes de entregarse a su lectura adictiva), se transforma en Don Quijote después de darse a leer libros de caballería "los ratos que estaba ocioso —que eran los más del año—... con tanta afición y gusto, que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza y aun la administración de su hacienda; y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que vendió muchas fanegas de tierra de sembradura para comprar libros de caballerías en que leer , y, así, llevó a su casa todos cuantos pudo haber de ellos...".

Este hombre que confunde molinos de vientos con gigantes y alancea rebaños por considerarlos amenazadores ejércitos de enemigos, podemos juzgarlo loco de remate y hasta provocarnos una sonrisa desde nuestra supuesta cordura.

Él contempla un mundo irreal de malvados brujos y endiablados encantamientos. Don Quijote piensa que la aventura digna del héroe no es otra que combatir un mal que nadie más que su imaginación percibe.

Pero, ¿hay tanta distancia entre él y nosotros?

Las historias contadas desde el pánico y las que me empujan a la preocupación obsesiva o al miedo , no difieren en mucho de las del personaje cervantino.

El síndrome de D. Quijote no es una loca creencia del ayer. Todavía hoy son muchos los que sufren al condicionar su existencia con fantasías que nunca fueron ni serán.

Cómo caer en tal disparate ha quedado apuntado más arriba.

Este es el segundo paso. Dejar que los pensamientos descabellados llenen nuestra conciencia y nos sumerjan en un sueño que casi siempre acaba en pesadilla.

La verdadera aventura no es la Don Quijote combatiendo males y enemigos imaginarios. Sus infatigables amigos, el barbero y el bachiller ,son los auténticos héroes. Los que no descansarán hasta descabalgarlo de la locura y hacerle entrar en razón.

La cruzada quijotesca contra los dragones de cada época es algo sin sentido. La empresa que el mundo necesita es devolver a la mortalidad el juicio, sacar a la luz la única inmortalidad (1). Y eso se logra siendo sólo consciente del Bien infinito que la Mente siempre contempla y manifiesta.
http://www.rodriguezpelaezcs.org/quijote.htm
 

despierta imbécil! Design by Insight © 2009